sábado, abril 01, 2006

Flash Electrónico (Algunas consideraciones)

El flash electrónico es como el sol particular del fotógrafo, puesto que, en la mayoría de las tomas sustituye a la luz solar para que la exposición sea suficiente.
El flash puede hacer algo más que iluminar algo oscuro, puesto que es la luz más fácilmente transformable y de la que el fotógrafo puede disponer en cualquier momento para utilizarla como "luz diurna". Puede iluminar de manera directa o reflejada, difusa, filtrada o polarizada. El flash puede acentuar en gran medida el ambiente reinante y gracias a él se pueden intensificar algunos efectos luminosos y borrar otros. Esto afecta a la claridad, los colores, la dirección de la luz y la formación de sombras. El flash puede ser un complemento de la luz disponible, subordinándolo a la atmósfera existente. Puede funcionar como luz de relleno para, aclarar sombras, borrar una dominante azul en sombras abiertas, eliminar total o parcialmente una dominante amarillo-rojiza, hacer desaparecer reflejos de color, enlazar la atmósfera de una puesta de sol con motivos en primer término, oscurecer fondos claros y sin contrastes, obtener colores más vivos usando diafragmas más cerrados en tomas cercanas, rejuvenecer un rostro, destacar ciertos colores,...
El flash frontal directo origina imágenes sin relieve, sin plasticidad, aunque con colores limpios e intensos, además de hacer desaparecer defectos de la piel en el rostro.
Al fotografiar con flash directo a una persona de lante de una pared clara, parecerá estar pegada en ella, proyectando una sombra negra y dura sobre el fondo (debido a que el fondo es claro y el sujeto no guarda la debida distancia). Si se fotografía con el flash separado de la cámara, la imagen gana plasticidad resultando menos plana. La iluminación mediante una suave luz lateral proporciona a los cuerpos un efecto espacial.
Para evitar la dureza del flash se puede iluminar al sujeto indirectamente, con lo que las sombras no serán molestas. Un difusor acoplado al reflector suavizará la luz, tanto más, cuanto mayor sea, si bien, la cantidad de luz total se verá reducida.
Cuando se rebota el flash sobre una superficie blanca mayor de 1 metro cuadrado tipo, pared, techo, reflector, pantalla o lámina de aclarado, se puede prescindir en la mayoría de los casos de la ley del cuadrado de la distancia. La superficie reflectante actúa como fuente de luz y, es una forma de evitar el "efecto de ojos rojos" en los retratos. Si habrá que tener en cuenta que el reflector del flash esté en una posición óptima. Si la distancia al motivo es de 1 o 2 metros, habrá que inclinar el reflector del flash unos 90º; para una distancia de por ejemplo 4 metros, se inclinará unos 60º. Si la distancia es mayor, el reflector debe enfocar hacia el primer tercio de la distancia al motivo. En todos estos casos habrá que tener en cuenta la ley del ángulo de incidencia (el ángulo de incidencia debe ser igual al de reflexión).
En ocasiones, mejor que una iluminación indirecta rebotando el flash contra una superficie reflectante, resulta más seguro utilizar un cristal de luz dispersa angular sobre el reflector del flash. Aunque probablemente la dispersión de la luz será menor que rebotando el destello, es seguro que llegará al motivo principal; además, permitirá fotografiar en el exterior o interiores de gran tamaño de manera que la luz pierda parte de su dureza y reduciéndose el riesgo de "ojos rojos".
Siempre es bueno situar, por precaución, el reflector del flash a una distancia focal más corta que la del objetivo utilizado o equiparlo con un cristal de dispersión angular.
En el caso de utilizar el flash rebotado, el camino más largo que debe recorrer la luz, ha de seguir estando dentro del alcance límite del flash. Este camino no es la distancia entre la cámara y el motivo, sino desde el flash a la superficie de reflexión más la distancia desde dicha superficie al motivo. Adeás habrá que tener en cuenta la pérdida de luz por dispersión.
Para mejorar la calidad de la luz se puede recurrir a separadores de luz. Hay sistemas que disponen de un "segundo flash" que puede activarse por separado. Este flash adicional debe utilizarse cuando el reflector principal proporciona luz indirecta y, especialmente, cuando se ilumina una pared o un techo como superficies de reflexión. Este segundo elemento proporciona un 10-15% de la iluminación total, dirigiéndose directamente al motivo; el 85-90% restante corresponde al flash principal. La dispersión de la luz emitida por el reflector principal y la pérdida de luz de 1 a 3 diafragmas que esto conlleva, varía la relación de las dos fuentes entre sí de manera que, a mayor dispersión de la luz principal más intenso es el efecto del destello del "segundo flash".
Si el flash únicamente puede dispararse desde la zapata sobre el visor de la cámara, conviene evitar, si esposible, la exposición sólo por flash. Estéticamente es preferible añadir un poco de luz de flash a la luz ambiente. Un objetivo luminoso sería adecuado para unir la luz interior ambiental y la del flash adicional. Muchas veces es preferible tomar una fotografía con una sensibilidad 200 o 400 ISO y una exposición mixta, que una fotografía con baja sensibilidad y sólo flash.
Uno de los primeros problemas que se le plantea al fotógrafo al utiliza el flash y sobre todo en manual, es saber que diafragma utilizar. Aunque en la unidades actuales esto suele venir dado por indicaciones en una rueda o pantalla LCD, se puede calcular ese dato aplicando la siguiente fórmula: diafragma = número guía / distancia del flash al motivo. Sin embargo, a menudo habrá que corregir el valor de diafragma obtenido mediante esta fórmula; por ejemplo: En interiores grandes o exteriores y especialmente cuando hay poca luz, dado que no hay reflexión en las paredes, el diafragma calculado debe abrirse en uno o dos pasos (números f). Sólo será fiable el valor dado por la fórmula cuando el ángulo formado por el eje óptico y el del reflector del flash no sea superior a 30º. En el caso de una iluminación lateral, tras calcular el diafragma, también habrá que hacer correcciones: Con un ángulo de 45º se abrirá 1/2 diafragma, para 60º 1 diafragma, con 70º 2 diafragmas, y si el ángulo es de 80º o mayor, el flash sólo produce un efecto luminoso, no debiendo diferenciarse de la luz ambiente (o de la del flash principal) en más de 1 diafragma.
Si se duplica la sensibilidad utilizada el número guía se multiplica por un coeficiente 1,4. El número guía se duplicará si la sensibilidad aumenta en 6º (o la indicación ISO se multiplica por 4).
Con los objetivos zoom poco luminosos los límites de alcance del flash son críticos, si bien, es posible aumentar el alcance del flash: Utilizando una sensibidad mayor, ajustando un diafragma de trabajo mayor, concentrando más la luz mediante un ajuste tele o, con la ayuda de varios flashes y por ejemplo un espejo.
Hay que tener en cuenta que la luz emitida por una fuente de luz puntual, como el flash, ve disminuída su intensidad en el cuadrado de la distancia a la fuente de luz; por ejemplo, si la intensidad de iluminación en una determinada distancia es 1, al duplicar la distancia la intensidad será 1:2 al cuadrado=1/4 y si la distancia es el triple sólo 1:3 al cuadrado=1/9. Por tanto, si por ejemplo se fotografía a un sujeto a una determinada distancia y con un diafragma determinado; si la distancia al sujeto se duplica, habrá que abrir no un diafragma sino dos para que la nueva exposición sea correcta.
Cuando hay que fotografiar con flash motivos escalonados y hay una diferencia de por ejemplo dos diafragmas entre la persona más alejada del flash y la que está más cerca de él, para evitar que la persona más alejada quede subexpuesta habrá que aumentar la distancia del flash, lo que disminuye la luminosidad en la fotografía y disimula el problema. Otra solución es prolongar el camino que debe recorrer la luz mediante flash rebotado.
Los números guía elevados permiten una mayor distancia respecto al motivo, con lo que las fotografías resultan mejor iluminadas y de un modo más uniforme.
El problema que ocasionan los objetos escalonados es frecuente cuando se utiliza el flash en automático (la unidad se apaga cuando una célula fotoeléctrica incorporada considera que la luz que refleja el sujeto, y que le llega del flash, es suficiente para una exposición correcta). El sensor no puede distinguir que zona es más importante y habrá que rebotar el flash en el techo o utilizar un reflector.
En automático una persona vestida de negro ante una pared blanca, en la iágen, aparecerá "más negra" ya que el blanco predomina en la imagen y se refleja mucho. Igualmente una persona con un vestido blanco ante una pared oscura quedará demasiado clara, ya que el color oscuro predomina en la imagen y se trata como gris. Lo mismo sucede en exteriores o cuando el fondo está muy alejado del motivo, ya que sólo reflejan luz los detalles del sujeto dentro del alcance máximo del flash y el fondo absorbe la luz, con lo que el flash lo trata como una superficie oscura, "centelleando" más tiempo para intentar alcanzar la reflexión necesaria y provocando así la sobreexposición del motivo. Para evitar estos efectos habrá que abrir o cerrar más el diafragma, según el caso.
La distancias focales que se utilizan también han de ser tenidas en cuenta al fotografiar con flash. En general, si la distancia focal es corta, el fondo aparece siempre oscuro; con un objetivo normal o un tele corto el fondo es aparentemente "neutro", mientras que con un potente tele el fondo aparecerá más claro, siendo la iluminación más uniforme.
El fotógrafo puede influir en la diferencia de luminosidad en una estancia, eligiendo la distancia focal del objetivo. En general, el flash siempre es más claro que la luz interior, asi que no es necesario desconectar ninguna fuente de luz, al contrario, puede ser conveniente encender el mayor número posible de fuentes de luz para conseguir una atmósfera más definida. Debido a lo momentáneo del destello, las lámparas son reconocibles como fuentes deluz encendidas, pero sin gran influencia sobre la iluminación total, salvo cuando el tiempo de exposición es mayor de 1/30 de segundo. Ajustando una velocidad de sincronización rápida, sólo actuará el flash directo, anulándose el efecto de la luz interior. También, cuanto más cerca esté el flash del motivo principal, con mayor facilidad quedará este en sombras. Si la distancia del motivo a un fondo claro es suficiente, la velocidad de sincronización es alta y, el diafragma es pequeño, el fondo claro se oscurece.